Efecto placebo de los medicamentos para la depresión

Efecto placebo de los medicamentos para la depresión

Según una investigación realizada por científicos suecos del departamento de Psicología de la Universidad de Uppsala, y publicada en la revista EBioMedicine, la creencia en la efectividad de los antidepresivos parece influir en sus efectos beneficiosos. Por lo que, se podría hablar de cierto efecto placebo de los medicamentos para la depresión.

Efecto placebo de los antidepresivos

Antes de entrar en los detalles del estudio, resulta muy importante insistir en que este estudio afirma que solo una parte de los beneficios corresponden a un efecto placebo. Cualquier persona que este tomando medicamentos para la depresión, debe de tener claro que su efecto terapéutico es real, aunque no siempre es fácil encontrar el antidepresivo adecuado para cada paciente. Es muy importante comprender que aún dando por cierto un efecto placebo de los medicamentos para la depresión, eso no significa que no exista además un efecto terapéutico real.

Volviendo al estudio en si, los expertos consideran que los hallazgos encontrados sugieren que la forma en la que se le explica el tratamiento al paciente, puede ser tan importante como el tratamiento en si mismo. Además, este descubrimiento podría arrojar algo de luz a por qué los antidepresivos conocidos como inhibidores selectivos de la recaptación de la serotonina (ISRS) funcionan en algunos pacientes pero no en otros.

¿Son realmente efectivos los medicamentos para la depresión?

Investigadores y médicos han debatido durante mucho tiempo sobre los beneficios de los ISRS. Algunos médicos argumentan que los ISRS podrían carecer de propiedades terapéuticas específicas y que sus beneficios observados en estudios clínicos podrían ser explicados por diferentes expectativas entre los dos grupos experimentales; el grupo terapéutico al que se le administra el fármaco y el grupo de control al que se le administra el placebo.

Estos médicos defienden que incluso en estudios de doble ciego, donde ni los participantes ni quienes les administran el fármaco saben si se les ha administrado o no un placebo, los participantes del estudio pueden darse cuenta de que se les ha administrado un medicamento real debido a los efectos secundarios experimentados. Este conocimiento, podría a su vez resultar en mayores expectativas de mejora y, por lo tanto, facilitar un efecto placebo de los medicamentos para la depresión.

En este estudio aleatorizado, todos los pacientes fueron tratados con la misma dosis de un antidepresivo ISRS llamado escitalopram (Lexapro) durante nueve semanas, pero sólo a uno de los dos grupos se le informó correctamente sobre el fármaco que habían recibido y sobre su efectividad. Al otro grupo se le hizo creer que habían sido tratados con un "placebo activo", es decir, con un placebo que producía efectos secundarios similares a los del ISRS, pero sin efectividad para el tratamiento.

Los investigadores encontraron que cuando se informaba al participante de que había recibido el medicamento y no un placebo, el participante informaba de una mejoría de los síntomas considerablemente mayor que en aquellos casos donde al participante se le había suministrado el medicamento pero se le había hecho creer que se trataba de un placebo sin efectos terapéuticos.

La comunicación con el paciente y el efecto placebo de los medicamentos para la depresión

Los resultados mostraron que el número de personas que informaron de mejoría en los síntomas era tres veces superior cuando se les había dicho la verdad sobre el fármaco que habían utilizado, en comparación con el grupo a los que se les había hecho creer que habían tomado un "placebo activo". Y todo ello a pesar de que ambos grupos habían recibido en realidad exactamente el mismo tratamiento.

Efecto placebo de los fármacos para la depresión

Aparentemente, el conocimiento o creencia sobre la efectividad del antidepresivo provocaba cambios en el cerebro. Los investigadores pudieron comprobar mediante técnicas de neuroimagen que el ISRS había tenido efectos diferentes en la actividad cerebral, asociados a las expectativas o no de mejora que tenían los pacientes.

Concretamente, los investigadores encontraron diferencias entre los dos grupos experimentales en la actividad cerebral de la corteza cingulada posterior y en el acoplamiento entre esta región y la amígdala (una pequeña estructura en nuestro cerebro vinculada al miedo y la ansiedad).

Estas observaciones podrían reflejar una interacción entre la cognición y la emoción a medida que el cerebro cambia de forma diferente según las expectativas del paciente.

Estos resultados sugieren la existencia de un importante efecto placebo de los medicamentos para la depresión relacionado con las expectativas de efectividad del tratamiento. Por lo que habría que darle la importancia que se merece a la comunicación entre el médico que prescribe el fármaco y el paciente.

Tratamiento para la depresión sin fármacos

Es importante remarcar que los investigadores en ningún momento niegan la efectividad o las propiedades terapéuticas de los ISRS, pero a partir de los resultados de este estudio, insisten en que la forma en la que se explica el tratamiento pueden ser tan importante como el tratamiento en sí mismo.

También es importante recordar que en algunos casos los fármacos pueden ser útiles y fundamentales para el tratamiento de una depresión, pero del mismo modo, es importante recordar que no siempre son suficientes para un tratamiento adecuado.

Siempre existe el riesgo de que los fármacos se limiten a tratar los síntomas y no las causas que subyacen tras la depresión. Esto supone un riesgo de que se produzca la cronificación del tratamiento farmacológico. Es por ello que la terapia psicológica siempre ha de contemplarse como un complemento necesario a la hora de afrontar una depresión.

Si buscas un psicólogo en Barcelona para tratar tu depresión o la de algún familiar, puedes contactar conmigo sin compromiso alguno.

Fuente: Universidad de Uppsala

Comparte este artículo en:

Entrada Anterior