Ejercicio para prevenir la depresión

Ejercicio para prevenir la depresión

Según un nuevo estudio realizado por investigadores de la Universidad de Nueva Gales del Sur, y publicado en la revista American Journal of Psychiatry, se ha demostrado que se puede utilizar el ejercicio para prevenir la depresión.

El papel del ejercicio para prevenir la depresión

Según esta investigación, el ejercicio físico regular de cualquier intensidad podría ayudarnos a evitar una depresión futura. Y lo que es mejor, ¡con tan sólo una hora a la semana ya sería de ayuda!

Este importante estudio presentado junto al Black Dog Institute revela que incluso cantidades pequeñas de ejercicio pueden servir para prevenir la depresión. Además, estos beneficios para la salud mental, serían universales y se extenderían a los dos sexos y a todas las edades.

Los investigadores remarcan que este es el estudio más extenso de su tipo realizado hasta la fecha, ya que para realizarlo se utilizó una muestra formada por 33.908 adultos noruegos. A todos los participantes, se les hizo un seguimiento durante más de 11 años, monitorizando los niveles de ejercicio y los síntomas de depresión y ansiedad.

Este equipo internacional de investigadores encontró que el 12% de los casos de depresión podrían haberse evitado si los participantes hubieran realizado tan sólo una hora de actividad física a la semana. Por lo que, este estudio demuestra lo fácil y útil que podría resultar el ejercicio para prevenir la depresión.

Ejercicio para tratar la depresión y para prevenirla

Aunque desde hace bastante tiempo que es bien sabido que el ejercicio tiene un papel útil en el tratamiento de los síntomas de la depresión, esta es la primera vez que se ha logrado cuantificar el potencial preventivo de la actividad física.

El aspecto más destacable sobre este estudio de cómo podemos usar el ejercicio para prevenir la depresión, probablemente sea que incluso cantidades relativamente pequeñas de ejercicio - a partir de una hora a la semana - ya pueden proporcionar una protección significativa contra la depresión.

El Black Dog Institute realizó una campaña durante todo el mes de Septiembre animando a los australianos a mejorar su bienestar físico y mental a través del ejercicio.

Para este estudio los investigadores utilizaron datos del Estudio de Salud del Condado de Nord-Trøndelag (estudio HUNT), una de las encuestas de salud más amplias y exhaustivas que se han realizado en la historia. La encuesta se llevó a cabo entre enero de 1984 y junio de 1997.

Ejercicio para tratar la depresión y para prevenirla

Inicialmente, se les pregunto a los participantes sobre la frecuencia con la que hacían ejercicio físico, y sobre la intensidad del mismo distinguiendo entre baja, media o alta.

Durante los 11 años de seguimiento, cumplimentaron de forma periódica un cuestionario (Hospital Anxiety and Depression Scale, HADS) para analizar sus niveles de ansiedad y depresión.

El equipo de investigación también tuvo en cuenta variables que pudieran afectar a la asociación entre el ejercicio y las enfermedades mentales comunes. Entre ellos se incluyeron factores de tipo socioeconómico y demográficos, el consumo de sustancias, el índice de masa corporal, la aparición de nuevas enfermedades físicas y el apoyo social percibido.

Estos resultados muestran el gran potencial que podría tener integrar el ejercicio físico tanto en los planes de salud mental individuales como en campañas de salud pública más amplias. Si logramos encontrar formas de aumentar el nivel de actividad física de la población, incluso aunque sea un poco, entonces es probable que esto traiga beneficios sustanciales para la salud física y mental de toda la comunidad.

El papel del ejercicio físico en el tratamiento de la depresión

Los resultados mostraron que las personas que inicialmente habían informado de no realizar ningún tipo de ejercicio físico, tuvieron un 44% más de probabilidades de desarrollar depresión en comparación con las personas que hacían ejercicio una o dos horas a la semana.

Desafortunadamente, no se encontraron beneficios similares para proteger contra la ansiedad. De hecho, no se encontró ninguna relación significativa entre el nivel y la intensidad del ejercicio y las probabilidades de desarrollar un trastorno de ansiedad.

Según comprobaron los investigadores, parece ser que la mayoría de los beneficios del ejercicio para la salud mental se obtienen dentro de la primero hora de ejercicio que se realiza cada semana.

Con el estilo de vida volviéndose cada vez más sedentario en todo el mundo, y las tasas de depresión creciendo en todas partes, estos resultados son especialmente importantes ya que destacan que simplemente introduciendo pequeños cambios en el estilo de vida se pueden cosechar beneficios significativos para la salud mental.

Los autores de este estudio reconocen que aún están tratando de determinar exactamente por qué el ejercicio puede tener este efecto protector, pero sospechan que se podría deber a la combinación de los diversos beneficios físicos y sociales de la actividad física.

Si buscas un psicólogo en Barcelona para tratar tu depresión o la de algún familiar, puedes contactar conmigo sin compromiso alguno.

Fuente: Universidad de Nueva Gales del Sur

Comparte este artículo en:

Siguiente Entrada Entrada Anterior